Poner un papel pintado 

 

   

Colocación del papel pintado


Los recortes

Le aconsejamos que recorte el papel pintado sobre una superficie plana, un suelo protegido o una mesa de trabajo.
Tras colocar el papel pintado sobre un soporte rígido como, por ejemplo, una tabla de madera, resulta fácil recortar el papel con un cúter y una regla grande.
La estructura del papel pintado permite recortar de manera limpia e inmediata, sin forzar sobre el cúter.

Encolado

Aplique generosamente la cola con un rodillo sobre la parte deseada de la pared y no sobre el mismo papel.
Le aconsejamos que encole una superficie ligeramente superior al ancho de la tira y que proceda tira a tira para evitar que la cola se seque entre dos puestas.
El encolado se debe realizar de manera uniforme. Sea generoso con la cantidad de cola que aplique, pero evite crear acumulaciones que podrían resultar visibles a través del papel pintado.

 

La puesta del papel pintado

¡No hay tiempo para descansar, ya que la puesta de las tiras se realiza inmediatamente después de haber encolado la pared! 

Coloque la tira empezando por la parte de arriba.
Si la tira está mal colocada o si se forman pliegues, levántela ligeramente y rectifique la alineación. 

Utilice un trapo (¡siempre limpio!), una espátula o un rodillo para quitar las burbujas de aire mediante movimientos desde el centro hacia el borde alto y bajo de la tira (y no hacia el borde izquierdo y derecho). Esta operación permite eliminar las burbujas de aire y los excedentes de cola. 

Le recomendamos que no aplique demasiada presión sobre el papel pintado ya que se podría desplazar o arrugar. 

Y ya está, ahora puede admirar el nuevo diseño de su espacio interior. Tal espectáculo de las obras en gran formato expuestas en su casa no le debe hacer olvidar limpiar con un trapo (¡siempre limpio!) los excedentes y manchas de cola.